Elegir un lubricante

Los lubricantes íntimos son el complemento perfecto en tus relaciones sexuales. Añadir unas gotas en tu zona íntima aumenta mucho más las sensaciones, el placer y, además, evita posibles molestias provocadas por el roce.
 
 
Debes tener en cuenta que a lo largo del ciclo menstrual los niveles de lubricación del cuerpo femenino van cambiando, no son estables. Por eso, no siempre lubricas de la misma manera. Así que no te preocupes si algunas veces notas más sequedad que otras, ¡es perfectamente normal! Por supuesto, mucho más notorios son estos cambios durante el embarazo o la menopausia, que pueden reducir bastante la lubricación. Por lo tanto, desde Biolove creemos que el uso de lubricantes es algo esencial para poder mantener una buena salud sexual y seguir disfrutando del sexo y de tu cuerpo. Pero, ¿cualquier lubricante vale? La respuesta es no. Elegir un lubricante de calidad es muy importante.

Lo primero que debemos saber es que existen tres tipos de lubricantes: a base de agua, a base de silicona y a base de aceite. Elegir uno u otro dependerá de la compatibilidad con tu cuerpo, qué vas a utilizar o cómo vas a tener relaciones sexuales.
 
LUBRICANTES A BASE DE AGUA
 
Son la opción más segura para todo tipo de relaciones: penetración, juego o masturbación. Debes elegir éstos si tienes la piel sensible o si los vas a usar con preservativos o juguetes sexuales. La ventaja es que son muy ligeros y no manchan, la desventaja es que no duran mucho (hay que ir aplicándolo) y con el agua se disuelven fácilmente. 
 
LUBRICANTES A BASE DE SILICONA
 
Son lubricantes más duraderos y son la opción perfecta si el sexo va a ser en la ducha o la bañera. Al ser más densos también son los más recomendables para el sexo anal. En cambio, no siempre son compatibles con preservativos o juguetes, manchan más y hay que vigilar la composición por posibles reacciones alérgicas o irritaciones.  
 
LUBRICANTES A BASE DE ACEITE
 
Su efecto dura más que el del lubricante a base de agua y son ideales para la masturbación o la penetración sin protección. Estos lubricantes no son compatibles con los preservativos, los dañan y pierden por completo su efecto. No obstante, son muy deslizantes e ideales para realizar masajes.
 
DESCARTA USAR LUBRICANTES CASEROS
 
Los lubricantes caseros como la vaselina o el aceite vegetal ni son compatibles con los preservativos ni con tu cuerpo: pueden causar irritaciones, alteraciones hormonales, infecciones o molestias.
 
LUBRICANTES ANALES
 
Es importante también utilizar lubricantes específicos para el sexo anal y no cualquier lubricante para que éste te ayude a dilatar y a relajar la zona.
 
NATURALUB. TU LUBRICANTE DE CONFIANZA
 
Además de poder elegir un lubricante según el encuentro sexual (ahora ya sabes que no escogerás lo mismo si la idea es un masaje bien lubricado o una noche de pasión debajo del agua), es aconsejable tener siempre un lubricante de confianza en tu mesita de noche. Ese que puedas usar de manera asidua y que sea totalmente compatible con tu cuerpo, 100 % natural y de base acuosa. En Biolove hemos reunido en un solo producto, todo lo esencial para crear el lubricante perfecto. Naturalub está 100 % libre de tóxicos, hecho con ingredientes naturales de alta calidad y antialérgico. Compatible con pieles sensibles y creado para mantener el equilibrio hormonal de tu cuerpo y para equilibrar tu ph vaginal. Es un lubricante ecológico, vegano, sin parabenos, sin sulfatos ni siliconas.
 
 
En Biolove, creemos que tu higiene íntima es importante. Cuidarte en tus relaciones sexuales te ayudará a disfrutarlas más y a sentirte bien contigo misma.
Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarte la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información
extralarge
large
tablet
mobile